viernes, 16 de mayo de 2008

Meteoro: la película (Speed racer, Andy y Larry Wachowski, 2008)

Artificio refulgente


Difícil encontrar una película más eufórica, vibrante y colorida que Meteoro: la película. Baste con decir que es más colorida aún que Kill Bill Vol. 1, Charlie la fábrica de chocolate, Amelie y María Antonieta juntas, y sólo tiene símiles comparables, en ese nivel, a algunas producciones asiáticas como la japonesa Memories of Matsuko o la surcoreana I’m a cyborg, but that’s OK. Pero si existe un producto audiovisual popular en occidente que tiene una gama de colores chillones similar a la presente en Meteoro, es, como bien dice Hijo de Chuck Norris la serie infantil “Lazy Town”, esa en la que los personajes llevan pelucas y ropas color flúo y que suelen provocar rechazo inmediato a los incautos padres que se arriman a verla.
Como sea, ir al cine a ver Meteoro es como sumergirse durante más de dos horas a través de un tubo giratorio de luces y sonidos, es someterse a una inyección audiovisual cargada con imágenes que poco y nada tienen que ver con el mundo tal cual lo conocemos, y se rigen según coordenadas propias y reglas intrínsecas a un universo alternativo. Allí está el principal mérito de los Wachowski: saber crear, basándose en los caracteres de la serie de animé, un estrato audiovisual nuevo, una superficie que escapa a los géneros transitados ordinariamente por la industria, y que les permite afianzarse y levantar auténtico vuelo. Los autos en las carreras se parecen a cualquier cosa menos a autos: son bólidos que salen disparados a través de pistas multicolores, que violan con absoluto desparpajo las leyes de la inercia y la gravedad, que están dotados de múltiples artefactos futuristas y despliegan un sinfín de armas para quitarse de encima a sus contrincantes. Los paisajes, íntegramente digitales, no pretenden emular parajes reales, sino que buscan la artificialidad más desatada.
A los directores Andy y Larry Wachowski no les gusta la medianía –el que conozca detalles de la vida privada de Andy podrá comprobar esta afirmación a medias- e introducen una importante cantidad de ideas visuales y recursos narrativos sumamente originales: al comienzo, una imponente carrera se superpone con un flashback y el protagonista compite con la figura espectral del auto de su hermano; en medio de una conversación se intercalan flashbacks y flashforwards concatenando escenas en juegos temporales absolutamente atípicos. También puede verse una notable economía narrativa a la hora de presentar los deliberadamente estereotipados y unidimensionales adversarios (léase malos).
La película de los Wachowski, aunque me sea de sumo agrado, quizá no sea tolerable para parte del público: la estética puede resultar empalagosa, la velocidad abrumadora, los personajes son puro estereotipo, las escenas de acción pueden volverse confusas en algún momento, hay solemnidad en ciertos tramos y al final se suceden algunas situaciones predecibles.
Pero pese a lo que pueda suponerse, este no es un entretenimiento de los que suspenden la reflexión, sino que por el contrario, la estimula. En especial hay un cuestionamiento que atraviesa toda la trama: “no se puede cambiar el mundo manejando un auto” le recrimina su padre a Meteoro; las incógnitas se mantienen y suponen un conflicto existencial para el protagonista: ¿para qué esforzarse si no tenemos poder alguno de cambiar las reglas? ¿Para qué actuar si ya está todo perdido? La respuesta de los Wachowski es optimista, no se dice con palabras pero se plasma en imágenes: lo importante es hacer lo que a uno le gusta y hacerlo hasta las últimas consecuencias, transitar carriles por donde nadie transitó antes, hacer arte de lo que nadie cree que sea arte. Lo hace Meteoro y también lo hacen los Wachowski, para alegría de muchos.

Publicado en brecha el 16/5/2008

17 comentarios:

sigmur dijo...

Me debés un trago por "empalagoso".
Salud

faraway dijo...

Claro que sí. Una grapamiel con martini!

faraway dijo...

Y a tu primo también!

Oldboy dijo...

...por fin algun acritica positiva de Meteoro, ...de todas formas la iba a ver igual.


PD: Quede un poco decepcionado con la de Jackie Chan y Jet Li.

faraway dijo...

Aun la tengo en el debe, quiero aprovechar y verla en familia. Creo que con ver unas buenas patadas me conformo, de todos modos.

Meteoro es grandiosa, por lejos lo mejor de los Wachowski.

Josep dijo...

Me parece que, mi decisión de no acudir al cine de mi pueblo la semana pasada, fue acertada. De tu excelente reseña deduzco que no me hubiera gustado, pues esos vértigos, aunque muy bien filmados, acaban por cansarme.

Pero no aparezco sólo para confesar mi incapacidad; aparezco porque en tu última acotación, aseguras que es lo mejor que has visto de esos hermanos con un apellido tan complicado, y te pregunto, someramente, sin pretender cambiar de tema: ¿Es que no has visto V for Vendetta?

Un abrazo.

Kimono dijo...

Tengo expectativas con esta película más que nada porque recuerdo con mucha alegría la serie animada. Te dejo un saludo.

Fantomas dijo...

Una de las pocas críticas positivas que he visto acerca de esta película. Por eso debe ser que aún no me animo a verla.

Buena reseña
Saludos.

Juniper Girl dijo...

yo tambien espero ansiosamente the good the bad the weird. Cada vez falta menos y menos.

P.d: ya hay dos nuevos trailers.

Saludos

BUDOKAN dijo...

Parece que es un espectáculo visual de esos que ganan mucho en el cine. Buena reseña. Saludos!

imagenes y palabras dijo...

Me alegra enormemente tu valoración de una película que ha tenido un recibimiento injusto por parte de público y crítica (estos últimos, gacetilleros con orejas de burro, si no lo digo reviento).

Pienso que es una obra maestra brutal, una de las primeras de este siglo, y el tiempo lo confirmará.

Saludos cordiales.

Gerardo.H dijo...

Buenas gente.
Ahora sí, no me decidía a verla pero tanta arenga que encuentro por estos lados me terminó por persuadir. Sin duda muy positivo, significativo y para nada frívolo el post.
Saludos.

faraway dijo...

Josep, vi V de Vendetta, pero qué decirte, me entretuvo pero la tengo ya prácticamente olvidada. Quizá tenía muchas expectativas y no me dijo mucho.
Fantomas, Budokan, Kimono, Gerardo: no se van a arrepentir. Pero eso sí, mejor verla en pantalla grande.

Imágenes, es una película brutal y novedosa, no la veo como obra maestra pero eso lo dirá el paso del tiempo.

Juniper, qué bueno que estés por acá, y muchas gracias por ese dato, ya vi los videos y están brutales, realmente. Kim Ji-woon es condenadamente genial.

Oldboy dijo...

Me rei un montón con ese guiño final de brindar al finalizar la gran carrera con botellas de leche en lugar de usar las botellas de champagne (o cava) tradicionales.

Las aparciones del mono y el hermano menor de meteoro están clavadas al anime.

faraway dijo...

Sí, Oldboy, yo creo que el espíritu del anime está muy bien plasmado. Las escenas de pelea son de lo más divertido que he visto en mucho tiempo. Saludos!

Damián de Haedo dijo...

Me alegra encontrar alguien que no la odió. Yo en mi blog le dí una reseña positiva, aunque aclarando a qué publico iba dirigida.
Un abrazo.

Alex dijo...

Es una peazo película de acción y una obra maestra. Todo me gusto: los efectos, los personajes, la estética retrofuturista, la historia de superación... me encantó. Toda la película es una delicia visual y no es tan infantil como la pintan en muchos sitios. Los hermanos wachowski hacen cine del futuro y al igual que Matrix Reloaded y Revolutions, Meteoro a sido desconsiderada por público y crítica precisamente por no estar abierto a un cine nuevo, el cine de Andy y Larry Wachowski. Meteoro será, junto con Reloaded y Revolutions, futura película de culto.