martes, 10 de mayo de 2011

Las mejores películas (XVI)

Tengo que pedir disculpas por demorarme tanto con esta selección. Tres festivales en tres meses no me han dado mucho tiempo para respirar tranquilo. Como no quiero pasarme de las típicas diez pelis aquí reseñadas, voy a dejar por fuera a La mirada invisible, Outrage, El ilusionista y Tropa de elite 2, que ya las estuve describiendo abundantemente y con detenimiento. No dejen de prestar atención a estas otras, que también son de puta madre.

Siete instantes de Diana Cardozo. (México, 2008)
Qué curioso que la mejor producción documental sobre la organización guerrillera MLN - Tupamaros no sea uruguaya sino mexicana. Las entrevistas seleccionadas dejan para la posteridad siete impactantes relatos de militantes comunes, que aportan variados y nuevos elementos sobre la historia y el accionar del más célebre –y cuestionable- bastión uruguayo de la lucha armada de los años 60-70.

Mademoiselle Chambon de Stéphane Brizé (Francia, 2009)
Con elegancia y sutileza el director Stéphane Brizé construye un delicado y grandioso estudio de caracteres, en donde algo tan común como un enamoramiento casual y repentino se convierte en una terrible catástrofe. Una situación opresiva y sin aparente salida, -de esas que nos suele obsequiar la vida- contrasta con una puesta en escena vital y luminosa. Las formidables actuaciones (brilla especialmente Sandrine Kiberlain) y una bellísima banda sonora son varios de los puntos fuertes.

Otro cielo de Dmitrij Mamulija (Rusia, 2010)
Para que aprenda González Iñárritu. El horror verdadero de la emigración, la lucha por la supervivencia, los trabajos insalubres, el destrato, la existencia miserable en la Rusia del S.XXI. Austera, fragmentaria y plagada de elipsis permanentes, el doloroso deambular de un hombre de la estepa que, junto a su hijo, sale en búsqueda de su esposa radicada en Moscú. A lo Dardenne, un brutal fresco con forma de road movie.

Confessions de Tetsuya Nakashima (Japón, 2010)
¿Les dije que los japoneses están locos? No sé si es más demencial haber filmado una película así o haberla propuesto como candidata para los nominados al oscar a mejor película extranjera. Personajes oscurísimos y perversos, situaciones opresivas y una truculencia extrema, en el entorno de un colegio secundario repleto de adolescentes psicópatas. Imprescindible para el asianófilo frikki promedio.

Life in a day de Kevin Macdonald (Estados Unidos, 2010)
Qué significó estar vivo el día 24 de julio de 2010. Este impresionante compilado reúne fragmentos filmados por gente común en su vida ordinaria, desde donde captan el universo que los rodea. Hubo más de 80 mil adhesiones, y se sumaron 4.500 horas de material filmado, proveniente de más de cien países. Los resultados son increíbles, el trabajo de montaje es brutal y su acompasamiento con la música directamente movedizo y adictivo.

Fish tank de Andrea Arnold (Inglaterra, Paises bajos, 2009)
Una intratable y resentida adolescente vive un insalubre ambiente familiar, es rechazada por el colegio y violentada por sus pares, en la periferia de Essex. Heredera del mejor realismo social a lo Ken Loach o Mike Leigh, la película logra que podamos acercarnos y sentir simpatía por este personaje, así como desear que logre escapar de ese agobiante entorno. Andrea Arnold se luce con un debut sólido y contundente.

Enredados de Byron Howard y Nathan Greno (Estados Unidos, 2011)
Ok, debo admitir que este pedazo de película me trae un placer culposo; tomando distancia, me rompen mucho los huevos esos finales de resurrecciones místicas y todos esos rollos, y hay un poco de esos amanerados despliegues musicales de Disney, que me generan sensaciones encontradas. Pero es difícil dejar de sucumbir ante el luminoso encanto de esta joyita animada. No se la pierdan.

Zona sur de Juan Carlos Valdivia (Bolivia, 2009)
Con paneos circulares, travellings y movimientos de cámara permanentes, la película construye un cuadro familiar de la clase alta en La Paz, y los cambios que la era Evo ejerce sobre su vida, causándoles desconcierto. Una decadente y dominante matriarca ladra órdenes, en un entorno en que el estancamiento se traduce en inactividad y algún desborde incestuoso. Una extraña mezcla de Paul Leduc con Lucrecia Martel.

No end in sight de Charles Ferguson (Estados Unidos, 2007)
Aún superior que su Inside job, el debut de Ferguson es el más completo y didáctico documental que se haya concebido sobre la invasión a Irak -no el mejor, ese sería sin duda Standard operating procedure de Errol Morris-. Y entre otras cosas demuestra hasta qué punto la intervención fue llevada a cabo por gente absolutamente inoperante, que hasta acabó perjudicándose a ella misma.

The kids are alright de Lisa Cholodenko (Estados Unidos, 2010)
Mientras aprovecho para protestar contra esa infame superficie indie y progre de mucho cine yanki, en la que personajes bellos, tolerantes, sabelotodos y macanudos viven conflictos que a mí no me interesan, les cuento que esta peli es excepcional en este contexto. Anette Benning y Julianne Moore forman una pareja lésbica inolvidable, el guión es sólido, hay mucha inteligencia volcada y momentos muy logrados.

5 comentarios:

Joker 23 dijo...

Siete instantes está muy bien, no panfletaria ni facilista ni tipicamente denunciante.

Iñárritu, más allá de pequeños raptos de lucidez, ha demostrado ser un cineasta de cuarta. El día que entienda que una película no se hace solo con forma sino que también precisa contenido, va a mejorar bastante.

(Con forma me refiero particularmente a su tic recurrente de contar historias de forma fragmentada y paralela, recurso nada original pero válido, lástima que lo que cuente sean melodramas en su mayoría. Con contenido me refiero, lisa y llanamente, a una historia que contar)

Biutiful APESTA.

Saludos

Diego Faraone dijo...

Joker, páh, cómo apesta Biutiful.

Igual de toda la peli rescato una única escena, del tipo muerto hablando con su padre -que está más joven que él-, y que lo trata hablándole como se le habla a los niños. Me pareció super ocurrente. (bueno son esos pequeños raptos de lucidez que vos nombrás)

Bueno, pero de directores sobrevalorados está repleto el mundo, y sino remitirse al shyamelamaman.

Abrazo!

Gerardo.H dijo...

¡Enhorabuena Diego! Me ha gustado mucho Mademoiselle Chambon; por supuesto que lo de Sandrine Kiberlain es brillante, aunque lo de Vincent Lindon es otro tanto. Vincent me ha agradado más, sin embargo, en Welcome, una de Philippe Lioret, que si no la viste, yo, desde mi humilde opinión, te la recomiendo.
Al resto, salvando Confessions, Fish tank y The kids are alright, me las apunto. Una lástima que la rusa esté difícil de conseguir; nada más leí el comentario que hiciste de ella me dieron ganas de verla, pero hasta ahora no he tenido suerte.

¡Un abrazo!

PD: Acabo de enterarme que a la entrada anterior de “Las mejores”, la XV, me la habías dedicado. La verdad es que, cuando la vi en su momento, me salteé la introducción y fui derecho a las películas. Hace un rato, revisando tus recomendaciones, leí la introducción y caí en cuenta. ¡Muchas gracias! ¡Seguimos desde aquí, al igual que antes, firmes siguiendo el blog!

David C. dijo...

Hay que ver entonces. De las que mencionas sólo he visto Zona Sur.

Diego Faraone dijo...

Joker, pah sí, cómo apesta Biutiful. Lo único que rescato es ese momento en que el loco se encuentra con el padre más joven que él, y le habla como si fuera un gurí chico (capaz uno de esos raptos de lucidez que vos nombrás). Fuera de eso, garbage.

Gerardoo me apunto Welcome, que ni la menor idea. La rusa ya va a aparecer, apenas sale y no hay casi ni escritos sobre ella. Pero la verdad es que me dejó muy impactado.
Bueno, nada, como siempre orgulloso de que sigas siendo un lector, después de tanto tiempo.

David C, gracias por comentar. Ya me contarás después.

Un abrazo para todos!