miércoles, 8 de febrero de 2012

3 idiotas (3 idiots, Rajkumar Hirani, 2009)

Una muy buena de Bollywood

En la India los suicidios aumentaron un 26% desde el 2006 al 2010, se registran 15 cada hora y el año pasado llegaron a 135 mil, siendo Bangalore, Nueva Delhi y Bombay las ciudades más afectadas. Pero esas son solo cifras oficiales, y por tanto es de suponer que existen muchos más. De hecho, debido a la gran proporción poblacional de la India, se estima que un 20% de los suicidios del mundo ocurren al interior de este país. Y una importante porción de la población suicida son estudiantes. Las principales causas de ello son la inmensa presión social existente en función del éxito, las exigencias familiares y el mismo sistema educativo indio, que apuesta fuertemente por la competitividad, con promociones y castigos, y un filtro riguroso en miras a la inserción laboral. Aunque el sistema de castas fue abolido hace tiempo, éste sigue arraigado en diversas regiones del país, y aún funciona como determinante de la rigidez social, de la desigualdad atroz y de la tendencia a la estigmatización.
La temática del suicidio estudiantil es central en la película 3 idiotas. La acción transcurre en una prestigiosa facultad de ingeniería, el ficticio “Imperial College of Engineering”, y allí los tres idiotas del título (que en rigor, de idiotas no tienen nada; son considerados así por las autoridades por no adaptarse a las normas) conviven con una fauna multiforme de estudiantes nerds abrumados, y de profesores imposibles. El mismo director y guionista Rajkumar Hirani sufrió esta realidad y no obtuvo de adolescente las notas suficientes como para ser admitido en ingeniería o en medicina, y debió abocarse finalmente a una desmotivante graduación en comercio.
Hasta aquí podría pensarse que esta película es un melodrama deprimente y cargante, de personajes sufrientes y climas opresivos, pero nada más alejado a eso. Nos encontramos sobre la superficie del masala; género popular indio por excelencia, piedra angular de la industria bollywoodense. El masala debe de ser el cine más luminoso del mundo: pura energía vital, coreografías de baile, drama y comedia, más aventuras, más acción; una combinación exótica y adictiva. El nombre no podía ser mejor: masala es también una mezcla local de diferentes especias, que aporta a la comida gustos y aromas únicos.


Claro que el cine de Bollywood es inmensamente defectuoso. Es verdad que se rescata una película buena de entre cien bodrios (como en Hollywood), es cierto que suele ser infantil, excesivamente melodramático, chicloso, empalagoso y hasta llanamente kitsch, que a veces apela a chistes fáciles y a lugares comunes; que en muchos casos refuerza el consumismo y reproduce valores más que cuestionables. Pero también es cierto que goza de una falta de ridículo que lo vuelve increíblemente espontáneo y contagioso, que tiene las mejores coreografías de baile del universo, que cuenta con actores grandiosos y que el imperante sentido del ritmo y del espectáculo lleva a que muchos de sus filmes –que usualmente se acercan a las tres horas de metraje- se pasen volando. Superados los prejuicios, la experiencia puede ser poderosa y sumamente entretenida.
3 idiotas es de las mejores películas del último Bollywood y, hasta hoy, la más taquillera de la historia de la India. Esto se debe en parte a que sus dos protagonistas son superestrellas top -nada menos que los carismáticos y no tan bellos Aamir Khan y Kareena Kapoor- pero además porque se supieron conjugar brillantemente elementos sociales coyunturales, temáticas universales –la envidia y la competitividad, la intransigencia y la emergente rebeldía, un amor inconveniente- y toda la inmediatez del mejor espectáculo popular. La simpatía infinita de los personajes, gags y chistes notables, algún aislado número musical que sacude a todos y poderosas escenas dramáticas que conmueven hasta un fiambre. 3 idiotas es una película que hace reír y llorar con la misma intensidad, una muy agradable puerta de entrada al universo audiovisual indio y un entretenimiento de primerísimo nivel.

Publicada en Brecha el 3/2/2012

4 comentarios:

Josep dijo...

El cine indú es para mí un total desconocido, pues no he visto todavía ninguna a pesar de haber leído bastante al respecto, seguramente porque no hay una buena distribución y también, porqué no admitirlo, porque no me he molestado en buscar ninguna.

Esta que recomiendas con tanta efectividad, amigo Diego, me parece que será la que rompa el hielo, pues ya va siendo hora que rellene ese hueco y carencia.

Un abrazo.

Diego Faraone dijo...

Indio Josep, no hindú. El hinduismo es una religión no compartida por muchíiiiisima gente al interior de ese país. Es un error común, (yo caí varias veces, hasta que alguien me lo señaló).
Yo digo que le hinques el diente, así sea para que luego me maldigas, puño en alto y espumeando por la boca.
Mientras, te sigo alentando que lo hagas. Abrazo!

Oldboy dijo...

Muy buena, dentro de los cánones del entretenimiento familiar. Es decir, si bien cae en muchos lugares comunes, no molesta.
A lo mejor porque otras cosas supuestamente familiares caen en peores lugares comunes.

Eso si, comencé a verla con mi mujer sin decirle que duraba tres horas. Comenzamos a verla a las 11:30 de la noche y no nos dormimos, de esta manera concluyo que la pelicula ha pasado la prueba de fuego del entretenimiento.

Luciano Sívori dijo...

¡Muy buena nota! "3 idiotas" es una historia con mucho corazón, humor y reflexiones. Me encantó.

Hay un par de escenas desopilantes donde literalmente me descostillé de risa.

Tengo que empezar a seguir más cine bollywoodense. ¡Sí que saben como contar una historia! Mis aplausos y felicitaciones por esta experiencia cinéfila.

Te invito a mi propia crítica de "3 idiotas" en mi página: http://on.fb.me/ZXH4Qp


También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

https://www.facebook.com/sivoriluciano

¡Saludos!