sábado, 28 de enero de 2012

La chica del dragón tatuado (The girl with the dragon tatoo, David Fincher, 2011)

Cuando las piezas encajan

Hay veces que basta con dar con la nota justa para el tema indicado para que se logre el milagro. Y últimamente la industria tuvo unos cuantos aciertos en ese sentido; como comentaba en entradas anteriores, es difícil imaginar mejor director para la nueva Misión imposible que Brad Bird, otro que Guy Ritchie para la saga de Sherlock Holmes, y de la misma manera nadie podía calzar mejor para esta primer entrega de Millenium que David Fincher. En cierto sentido es probable que la misma serie literaria Millenium nunca hubiera sido tal si Fincher no hubiese filmado Seven, película que traía al universo del thriller la figura del asesino-torturador serial bíblico, psicópata moralista que castigaba víctimas pecadoras y que tantas veces se vio repetido en el cine, en subproductos que convendría olvidar. Fincher también había demostrado en Zodíaco ser un director capaz de lograr un thriller sólido, manteniendo con buen ritmo la atención de su audiencia durante más de dos horas y media.
Desde la secuencia inicial de créditos el director da con el registro adecuado: un clip a lo James Bond, oscuro, sobregirado, envolvente y violento, al avasallador ritmo industrial de Trent Reznor y Atticus Ross reversionando a Led Zeppelin; se sugiere desde un comienzo lo que se va a continuar más adelante. La chica del dragón tatuado tiene las dosis de truculencia necesaria para todo policial negro que se precie, una puesta en escena estilizada, elegante, fría y austera. Fincher, a siglos luz de las majaderías de su Benjamin Button logra captar la esencia de las novelas originales aportando ambientes turbios, claroscuros, un atractivo y constante cromatismo gris, -salvo en los flashbacks, donde todo parece iluminarse repentinamente- y un montaje acelerado con pertinentes fundidos que propician climas y golpes de efecto. No se evitan los detalles escabrosos, abunda la sangre, hay un gato desmembrado, abuso infantil y violencia sexual como hasta ahora era imposible de ver en el cine de Hollywood –se nota que la MPAA está muy concentrada combatiendo la piratería y abandonó, al menos temporalmente, la censura de los contenidos-, las escenas sexuales llegan a niveles de erotismo quizá comparables a las que dio Bajos instintos en su momento, algo prácticamente insólito para el cine mainstream de la última década.
Quizá Daniel Craig no convenza demasiado, quizá la nueva Lisbeth Salander (Rooney Mara) demuestre con su mirada más desequilibrio que sensualidad, quizá la película adolezca de los mismos vicios que la novela original –un protagonista demasiado intachable, el cliché del villano que habla demasiado cuando debería eliminar de una buena vez a su víctima- pero Fincher da lo mejor de sí y logra algo inexistente en el precedente sueco: ritmo, imágenes poderosas e impacto auténtico.

Publicado en Brecha el 27 de enero del 2012

5 comentarios:

Equinox Fin de Semana dijo...

Larson puro en estado de gracia

cami dijo...

Buen día

Mi nombre es Cami y tengo un directorio web/blog gratuito, vi tu blog me gustaría agregarlo a el, así lograr que mis visitas conozcan tu blog a cambio de ello te pido un enlace hacia mi web de Peliculas gratis

Te dejo mi email para que me escribas
camitorres20@gmail.com

Éxitos con tu site.
Cami

berrus dijo...

esta muy buena, y la poderosa version de zeppelin ya te deja muy bien entonado. igual creo que es muy similar (sobre todo L Salander/N. Rapace) a la version sueca.

Equinox Fin de Semana dijo...

Ojo con Cami, es spammer usa tecnica para llevar tus visitantes a su sitio ojo!!!! a esa gente la bloqueo...abrazo Bocha

Diego Faraone dijo...

Gracias Equinox, por oficiar como soldado anti-spam. En cualquier momento te asciendo a caballero legionario.

Cami: Malvenida a mi blog!!! Tus palabras espurias son vil veneno pérfido, que contaminan la inmaculada superficie de esta nobilísima profesión.

Berrus: Claaaro, como usted bien dice, es más fácil señalar las diferencias entre las dos pelis que el centenar de elementos en común. Igual sigo prefiriendo a Fincher.

Gran abrazo!