viernes, 20 de enero de 2012

Sherlock Holmes: Juego de sombras (Sherlock Holmes: A game of shadows, Guy Ritchie, 2011)

Holmes recargado

Holmes pugilista, Holmes toxicómano, Holmes maestro del camuflaje y del disfraz; la nueva, adictiva y sobregirada saga retomó ciertas características que podían verse de a ratos en las obras originales de Arthur Conan Doyle y las potenció, convirtiendo al detective en un sobregirado y en un maníaco, en un temerario que se inmiscuye alegremente en el bajo hampa londinense, pasando desapercibido. Holmes como catástrofe natural, como bólido que se abre camino a puñetazos entre la mugre y el caos, con espíritu lúdico e implacable poder de deducción. Robert Downey Jr. y Jude Law se convirtieron en piezas perfectas e insustituibles gracias a su expresividad y su inagotable carisma, y el gran Guy Ritchie (Juegos, trampas y dos armas humeantes, Snatch, Rocknrolla), a diferencia de muchos directores llamados a filas por la gran industria, calzó perfectamente en la franquicia, logrando acoplar su universo cinematográfico personal al nuevo emprendimiento.
De esta manera en esta secuela abundan los matones feos, hay juegos de azar, peleas callejeras, gitanos, explota el humor a lo Capra y los diálogos a lo Tarantino, el montaje rápido y los juegos temporales; elementos que estuvieron siempre presentes en la obra de Ritchie. La fórmula de éxito se repite: se enfatizan los indicios homoeróticos entre Watson y Holmes, con efecto humorístico impagable, se sobregira aún más la trama (pero dando tiempo al respiro y la distensión), se dispara aún más el dinamismo desatado (aunque ubicando con claridad personajes y situaciones en los espacios de acción), se redoblan las situaciones enigmáticas resueltas fugazmente por el protagonista (pero de forma en que el perder un detalle no afecta al entendimiento general de la trama). Hay secundarios notables: Jared Harris logra un Dr. Moriarty lo suficientemente desagradable, Stephen Fry es un hermano de Holmes tan excéntrico como él y, por sobre todos, Naomi Rapace interpreta a una vidente que acompaña las aventuras de la dupla casi por casualidad, conformando, con su erguida presencia y un semblante que sugiere una inteligencia distinta y silenciosa, otra pata a un núcleo que no podía resultar más atractivo.
El guión de la anterior película tenía algunos huecos y algún notorio anacronismo. Aquí esto parece mucho más cuidado, hay mayor esmero en la escritura, se confía en la inteligencia del espectador y en su capacidad para comprender los dobles sentidos e ironías, y hasta se permite reflexiones de Holmes que pueden sonar pretenciosas pero que no dejan de ser inteligentes y profundas, como cuando le dice a Watson, en referencia al matrimonio, que prefiere morir solo a vivir en un perpetuo purgatorio, o cierta referencia a la fabricación masiva de armas y a asegurarse una demanda. Hay algún punto que puede sonar a disparate total, -como que Sherlock se deje torturar para poder sacar así ventajas de su enemigo- pero en fin, de eso se trata, de un dislate absoluto; uno que está muy bien concebido y que, además, tiene muchísima gracia.

Publicado en Brecha el 20/1/2012

4 comentarios:

K dijo...

A los que les parezcan disparatadas las versiones de Guy Ritchie, recuerden que siempre hay alguien capaz de irse más al carajo: http://www.youtube.com/watch?v=DbJgOYuapRY

Vicente Muñoz Álvarez dijo...

Buenas:

Descubro ahora tu blog, muy interesante, y te invito a echar un ojo a mi libro sobre cine de culto:

http://eutelequia.com/books/29.html

Y al zine que coordino:

http://vinaliaplan9espacio.blogspot.com/

Salud

Vicente Muñoz Álvarez
http://mividaenlapenumbra-vinaliatrippers.blogspot.com/

Paola Monter Uribe dijo...

A mí me gustó mucho Sherlock Holmes juego se sombras, es una de mis películas favoritas pues mezcla la acción con la aventura, además cuenta con unos efectos especiales espectaculares.

Paola Monter Uribe dijo...

A mí me gustó mucho Sherlock Holmes juego se sombras, es una de mis películas favoritas pues mezcla la acción con la aventura, además cuenta con unos efectos especiales espectaculares.