jueves, 4 de junio de 2009

El legado de Robert Bresson

Un fantasma que recorre occidente


“Dinero, dinero, dinero y miedo. Fellini tiene miedo, Antonioni tiene miedo. El único que no le tiene miedo a nada es Bresson”. Andrei Tarkovskii.

Cuando se afirma que una película es “bressoniana” pueden estar queriéndose decir muchas cosas. Hay obras bressonianas en su temática, en su estética, en la aproximación a personajes y a objetos filmados. Quizá la característica crucial del cine de Bresson sea su particular ascetismo, el aparente distanciamiento con el que se filman y montan las escenas. La elipsis, el fuera de campo, la búsqueda de la inexpresividad en sus actores no profesionales y la persistente reticencia a utilizar artificios retóricos son los recursos que, a grandes rasgos, caracterizan la obra de Bresson.
Cuando en una película las cámaras siguen a un silencioso personaje en su deambular y su accionar cotidiano, y de ese enigmático ser el espectador no puede inferir lo que piensa o lo que pretende más que mediante la intuición, puede decirse que el filme se está valiendo de personajes bressonianos. Cuando abundan los planos detalle de objetos, de manos, de acciones manuales mínimas, o se filman planos generales de cuerpos en movimiento pero quedan cortados o fuera del cuadro los rostros, se dice que se utilizan planos bressonianos. Cuando una película radicaliza las elipsis al punto de omitir escenas de crucial importancia en el devenir de la trama, y además impone mediante el montaje bruscos e inesperados saltos temporales, está utilizando una narrativa bressoniana. Cuando una historia pretende despertar reflexiones en torno al pecado y la redención, al suicidio o el sacrificio, al determinismo y el libre albedrío, está utilizando temas bressonianos por excelencia. Es por todo esto que cineastas tan dispares y personales como Jean-Luc Godard, Krzysztof Kieslowsky o Michelangelo Antonioni dejan asomar todos ellos, sus costados bressonianos.
La lista de cineastas en actividad que dejan traslucir la influencia del director es extensa y prácticamente inabarcable. Pero sí se puede dar constancia de los más visibles y en los cuales se hace más evidente. Uno de ellos es el cineasta alemán radicado en Austria Michael Haneke, y puede notarse sobre todo en obras como 71 fragmentos de una cronología del azar (1994) o El tiempo del lobo (2003). La austera distancia con la que Haneke se aboca a situaciones inmensamente enigmáticas, su uso de la sorpresa y el shock, los encuadres en los que evita cualquier elemento superfluo, su abordaje claro y concreto a circunstancias ambiguas y la forma caótica y aparentemente arbitraria en la que muestra ciertos hechos y omite otros, quizá lo vuelvan el heredero más fiel a su legado.
Claro que los hermanos Dardenne son los que más han utilizado personajes bressonianos a lo largo de su carrera. Su maravillosa Rosetta (1999) es una versión actualizada de la insuperable Mouchette (1967), en la que a una adolescente inmersa en un opresivo e insalubre entorno semirrural se la veía tan desamparada como resentida. La principal diferencia entre el estilo de los Dardenne y el de Bresson radica en los largos planos secuencia que utilizan los directores belgas, y su particular forma de acercar las cámaras a los actores. Otro importante deudor de Bresson es el cineasta maldito Bruno Dumont, quien elige corrientemente personajes toscos, cuestionables e inexpresivos, y utiliza conscientemente la sinécdoque, figura retórica por la que se pretende expresar la totalidad por una de las partes, la especie mediante el individuo.
El español Jaime Rosales es otro gran heredero del estilo del director, y su aproximación a un asesino serial en Las horas del día (2003) puede recordar sobremanera a El dinero (1983). Lo mismo podría decirse de Rodrigo Moreno y El custodio (2006), y de Lisandro Alonso y Los muertos (2004). Gus Van Sant en su faceta más autoral (Gerry (2002), Elefante (2003), Last days (2005), Paranoid Park (2007) recuerda sobremanera al Bresson de El diablo probablemente (1977), una obra incomprendida en su momento que mostraba a un joven insatisfecho durante los días previos a su suicidio. Bresson no daba explicaciones para tal desenlace –que se adelanta desde el comienzo, al igual que en Una mujer dulce (1969)- y la respuesta no parece asomarse en el recorrido que ofrece. Ni las drogas, ni el amor, la amistad, la religión o la psiquiatría logran aplacar el sufrimiento del personaje, y ninguno de esos elementos parece dar la pista de qué es lo que lo lleva a su indefectible final. Seguramente ni Bresson tenía la respuesta, y esa sensación de incertidumbre que surge de sus películas se extiende también en las mejores obras de sus herederos.


Claire Denis es fiel al espíritu bressoniano ya que también busca filmar lo que ni ella misma comprende. Como ha dicho, no aspira a dar respuestas con sus filmes, sino a abrir nuevas incógnitas. La austeridad glacial de Jarmusch o Kaurismaki debe mucho a la distancia bressoniana, y esa deuda de ambos directores conduce indefectiblemente a Stoll y Rebella, quienes solían nombrarlos como referentes directos. El detallismo milimétrico de la puesta en escena de Whisky (2004) en la que no hay lugar para ningún objeto que no cumpla una función determinada, ya sea para aportar datos o para incidir en la atmósfera general, es un rasgo en el que Bresson hacía particular incapié. El puntillismo de Lucrecia Martel respecto a la ambientación sonora, especialmente con los sonidos de fuera de cuadro, y su decisión de no incorporar más música que la diegética –es decir, que provenga de una fuente ubicable en el entorno expuesto- son rasgos comparables a los del último Bresson, quien fue acentuando esas características a lo largo de su obra. Otros que han reconocido repetidamente su deuda con el cine de Bresson, aunque quizá no permitan verlo con tanta claridad, son José Luis Guerín, Julio Medem, Victor Érice, Oliver Assayas, Laurent Cantet, Benoit Jacquot, Chantal Ackerman, Leonardo Favio y Phillippe Garrel.
La distancia, la austeridad, la sugerencia, la paradoja, la incertidumbre y el enigma; conceptos tan impopulares en el cine, son los principales atributos de la obra de Bresson. Es curioso que hoy trasciendan y se contagien a tal punto, como si fuera dándose un tardío acto de justicia. La sombra del maestro es alargada, y parece seguir expandiéndose conforme pasa el tiempo.


Publicado en Brecha 5/5/2009

10 comentarios:

dvd dijo...

Bueno, bueno... FANTÁSTICA INTRODUCCIÓN al inabarcable universo de Bresson, que nunca será demasiado reivindicado. Yo reivindico incansablemente a Bresson y su legado, sin el cuál el cine sería un poco menos interesante, seguro. Además la lista que das es bastante acertada, porque Bresson influye (en presente) imparablemente a cineastas de diversa índole. Y pondré mi granito de arena con el director actual que considero más "bressoniano": el malayo Tsai Ming-liang. Su REBELDES DEL DIOS NEÓN es puro Bresson. Una maravilla.
Saludos y felicidades.

faraway dijo...

Gracias tantas DVD! No incluí a Tsai porque en su cine siempre me pareció más clara la influencia de Antonioni antes que la de Bresson. Nunca vi Rebeldes del dios Neón, pero sí toda su obra posterior, prometo ponerme al día con esa.

Por lo pronto, en Asia me parece que la influencia de Bresson no es tan clara. Sí creo haber visto algún rastro en la obra de Nobuhiro Suwa, y el tal Kiyoshi Kurosawa también es más antonionano (se dirá así?) que otra cosa.
Claro que los que dejan ver la huella de Antonioni a su vez esconden la de Bresson, sin mostrarla claramente.

Un abrazo!

babel dijo...

De todo lo que he podido ver de Bresson, me quedo con "Pickpocket". Supongo que representa mejor que ninguna esto que comentas de la inexpresividad de sus personajes, como intentar que no actuen, que no muestren sentimientos, ni miedos, transmitir sólo a base de la imagen y el argumento todo al espectador.

Muy buena reseña, un saludo!

Lonnie Blues dijo...

De Bresson vi "Un condenado a muerte se escapa", y de ésta recuerdo el intento de fuga del protagonista y su rápida captura, todo mostrado en segundo plano desde el interior de un automóvil, a través del vidrio trasero, con la figura silenciosa del agente de la Gestapo, en primer plano, dentro del auto... Como si todo lo que ocurriera a unos metros de distancia le fuera totalmente ajeno...

No había caído en la conexión Bresson / Tarkovskii. Gracias por la revelación, estimado Faraway, y como dijo el "dvd", FANTÁSTICA INTRODUCCIÓN. Suscribo.

Saludos.

faraway dijo...

Babel, la inexpresividad en los personajes de Bresson es su marca más característica. Quizá el único que se acerque a tal grado de erradicación de todo gesto o teatralidad en la actuación haya sido Bruno Dumont. Creo que fue un lineamiento que en algunos casos no le hizo mucho bien a Bresson.
En El diablo probablemente, por ejemplo, hay discusiones entre estudiantes que son absolutamente inconcebibles, nada más alejado de cualquier realidad. En otros casos (Mouchette, Al azar Baltazar) el recurso calza de maravilla.

Lonnie! gracias tantas. Y mis disculpas por haber faltado al gran evento.

Te acordás más de Un condenado.. que yo. Voy a tener que revisitarla urgente. Para mi gusto las pelis imprescindibles de Bresson son Mouchette, Un condenado y Pickpocket. Después hay unas cuantas que están muy pero muy bien, pero las tres que no pueden dejar de verse son esas. Vas bien encaminado.

Un abrazo!

Watesam dijo...

Buen dia, tus aportes son de lujo, me gusta mucho tu blog, yo vengo haciendo un blog hace unos meses y se nota que somos muy afines en cuanto cine se refiere, me gustaría intercambiar enlaces te dejo mi pagina para que me des tu opinión
saludos

Diego Faraone dijo...

Bienvenido Watesam! Ya está el enlace y ya anduve por tu blog. Me resulta interesantísimo, ya tenés un nuevo lector.

Saludos!

Watesam dijo...

Cada que veo una película de corte bressoniano se me viene a la mente la frase que publicaste.

Me gustaría saber la fuente de ella

Saludos.

Diego Faraone dijo...

Watesam: la cita original completa es la siguiente:

"Where have all the great ones gone? Where are Rossellini, Cocteau, Renoir, Vigo? The great- who are poor in spirit? Where has poetry gone? Money, money, money, and fear… Fellini is afraid, Antonioni is afraid… the only one who is afraid of nothing is Bresson.’ Andrei Tarkovsky

Ahora no recuerdo de dónde sale, pero vi que hay unos cuantos artículos en donde está citado. Te diría que rastrees en la web como yo te lo acabo de transcribir, y supongo que encontrarás rápidamente la fuente. Te mando un abrazo!

Watesam dijo...

Hee mil gracias el libro se llama

The films of Andrei Tarkovsky: a visual fugue

de: Vida T. Johnson y Graham Petrie

Saludos.