viernes, 26 de junio de 2009

Los cronocrímenes (Nacho Vigalondo, 2007)

Desbarajuste temporal


Pese a que el cine de géneros es el terreno que la industria hollywoodense transita permanentemente para mantenerse funcionando, desde hace tiempo que dejó de ser un simple sustento para ella y comenzó a ser pasto de cineastas emergentes, quienes lo han utilizado de forma creativa para expresarse, usualmente en producciones de bajo presupuesto. En España Alex de la Iglesia y Alejandro Amenábar se dieron a conocer respectivamente con Acción mutante (1993) y Tesis (1996) y de ahí en más siguieron recorriendo los géneros con constancia y altura. Javier Fesser asombró luego con la desquiciada El milagro de P. Tinto (1998) y hoy sobresale una nueva camada de jóvenes directores que también se dan a conocer a nivel mundial con brillantes obras de género. Koldo Serra con su Bosque de sombras (2006), Jaume Balagueró y Paco Plaza y [Rec] (2007), Juan Antonio Bayona y El orfanato (2007) y, por supuesto, Nacho Vigalondo y esta sorprendente Los cronocrímenes (2007).
Vigalondo ejemplifica como nadie esta joven usurpación a los géneros. Ávido lector de cómics y novelas, ingenioso blogger, cinéfilo y cultor de series televisivas, el director ya había cimentado cierta fama local con inteligentísimos cortometrajes, los cuales se caracterizan por ser obras de notable economía narrativa y de recursos. En las tres partes de Código 7 demostró que tan sólo un actor, tres planos y una cafetera son suficientes para filmar una entretenida y original historia de ciencia ficción. También son muy divertidos Choque, Cambiar el mundo, Domingo y por supuesto, A las 7:35 de la mañana, un insólito musical que le valió una nominación al oscar. En Lección de cine Vigalondo da, frente a cámaras, una impagable y amena enseñanza, de visión esencial para estudiantes de cine. Por fortuna, todos estos cortos se encuentran a disposición en youtube.
Los cronocrímenes se interna con total frescura y desparpajo en la temática paradójica por excelencia: los viajes en el tiempo. No cualquiera podía hacer una película de este tipo y salir bien parado, para ello es necesario un guión elaborado y pensado en detalle, de una coherencia interna infranqueable, a prueba de balas. La más pequeña fisura podría ser objeto de despiadadas burlas por parte de la audiencia y sobre todo de los internautas, un ejército capaz de sepultar una película utilizando la mejor de las armas: el sentido común. La historia trata sobre un hombre que accidentalmente va a parar a una máquina del tiempo que lo lleva a poco más de una hora al pasado. Allí debe cuidarse de que su otro yo no lo vea, y asimismo propiciar la situación que lo llevó originalmente a la máquina. Pero todo le sale mal, y debe viajar en el tiempo otra vez para enmendar sus errores. Así la película se convierte en una pesadilla temporal, un juego borgiano de espejos, una espiral maldita que parece incrementar el daño que el protagonista se causa a sí mismo y a otros.
Como buena parte de los cineastas nombrados, Vigalondo logra unificar dos vertientes claras y diferenciables: la del cine de géneros norteamericano y la del cine de autor europeo. De la primera se vale de premisas básicas; la base argumental de ciencia ficción, el espiritu derrotista típico del noir, la trama persecutoria del thriller, y un ícono corpóreo distintivo -una momia de vendas rosadas- más una ambientación amenazante propios del terror. Del cine de autor, el uso de caracteres dotados de una psicología cercana e intuible, su confianza en la inteligencia del espectador y en el poder de sugerencia de los pequeños detalles. Se trata de un cine que llama a la reflexión a la vez que entretiene, que es grave y serio y al mismo tiempo no lo es, que basa su atractivo en un guión irresistible capaz de sacudir y obligar al espectador a una adhesión incondicional. El director a dicho de su película que es poco más que un “ejercicio masturbatorio”. De ser así, ojalá Vigalondo siga perseverante en sus pajas, por mucho tiempo más.

Publicado en Brecha 25/6/2009


8 comentarios:

dvd dijo...

A mí no acabó de convencerme; creo que sólo había para un corto y la última parte ya es un coñazo y te da igual si es el futuro o lo que sea. Ahora bien ¿cine-tipo de entretenimiento sin grandes pretensiones ni presupuestos?: Sí, desde luego.

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

hE PARIDO UNAS HISTORIAS MEDIO RARAS PERO CERTERAS SOBRE LYNCH. CREO QUE TE INTERESARÁN.

Oldboy dijo...

Te ha quedado en el titero nombrar a Juan Carlos Fresnadillo, - hablado de cie de genero -, director español de la inglesa "28 weeks after".

A mi me gustó mucho "Los cronocrimenes" y ha tenido muy buena recepcion en los festivales de CF de EEUU. Creo que esta muy bien para el escaso presupuesto.

Pero ademas del guion muy ajustado, creo que la credebilidad de todo el tinglado se apoya en un excelente actor principal - Karra Elejalde - , presentando una inceible metamorfosis de un tipo de los mas normal en un psicotico personaje atormentado.

De todas formas toda la propuesta tiende a ser un poco "freak-friendly".

...

Recientemente se ha podido disfrutar en barcelona de un ciclo de cine Z, llamado "Trash entre amigos" e donde el director cometa e directo una pelicula del género.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Totalmente de acuerdo. Además cabe destacar una producción milimétrica con un presupuesto más cercano al de un coche grande que al de una película. Me gustaría ver más de estas en el futuro.
Saludos!

Josep dijo...

Vergüenza siento al leer una y otra vez en este sitio excelentes comentarios de películas fruto de directores que viven a pocos kilómetros de mi cama y que no he visto en parte por pereza de desplazarme a Barcelona y en parte porque duran en cartelera muy poco y en mi pueblo no aparecen ni de coña.

Y a ésta le tenía ganas, así que deberé buscar el dvd en alguna parte.

Gracias por recordármela.

Un abrazo.

faraway dijo...

dvd, bueno a mi me entretuvo todo el tiempo, y me mantuvo muy interesado.
Por mi, larga vida a este tipo de entretenimientos.

Diego, lo veo ni bien tenga un tiempito, y ya te dejaré un comentario.

Oldboy, está pasando algo raro con la n de tu teclado. A Fresnadillo lo
ninguneé voluntariamente, primero porque no me gusta tanto lo que hizo, y
segundo porque la película, como bien decís, es inglesa.

El Karra ese muy bueno, si señor...

Lucifer, gracias por venir, el futuro puede ser el pasado, o una dimensión
artificial paralela en el mundo de Vigalondo, como sea, yo también quiero
ver más películas de su autoría.

Josep, creo que vas a pasar un buen rato. Quizá hayas oído hablar de que la
interpretación de Vigalondo es bastante mala, y es cierto, pero creo que es
el único defecto que cabría señalarle.

Abrazo general.

babel dijo...

Para mí lomejor de esta película es sin duda el guión. Pero creo que se podía haber sacado mucho más de ella, así que apunta otra que no salió convencida de ella, por más que me pese. A lo mejor esperaba más de Vigalondo, pero se me hizo a ratos cansina (no por lo que cuenta, sino por como está llevado) y con más de un cabo suelto. Tampoco le vamos a hacer concesiones porque sea española o por tratarse de una ópera prima. Dejemos aparte el tema de Vigalondo como actor... ejem, ejem.

De todas formas, es un cineasta a no perder la pista. A ver...

Un saludo !

Claudia Cartasso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.