viernes, 21 de octubre de 2011

Aguas turbulentas (DeUsynlige, Erik Poppe, 2008)

El trauma por duplicado


Esta película parte de una situación difícil y al mismo tiempo irresistible. Luego de una escena inicial en la que tiene lugar el secuestro a un niño por parte de dos adolescentes, se ve inmediatamente a uno de ellos, 15 años después, saliendo de prisión. El ex convicto se dirige a una iglesia de Oslo a buscar trabajo como músico y en seguida es aceptado, ya que toca el órgano como los dioses. Eso sí, para pasar desapercibido y que la gente no lo asocie con un crimen aún recordado se hace llamar por su segundo nombre, Thomas. Se va dando entonces información de a cuentagotas, manteniendo en misterio hechos determinantes, como qué fue lo que ocurrió realmente, 15 años atrás, y qué grado de culpabilidad tiene nuestro protagonista. Sutilmente, el talentoso director Erik Poppe logra un arduo cometido: que la audiencia haga empatía con un personaje del que se sospecha lo peor. Y lo hace exponiendo sus dificultades para integrarse, dejando presentir sus miedos -la dirección de actores es genial- y dando muestras de un dolor, un trauma y una carga inmensos, apenas aliviados en tremendas catarsis organísticas.
La película da un giro -más bien un quiebre- pasada la mitad del metraje. Y quizá para no arruinar una sorpresa y un salto atractivo y notable, no convenga contar en qué está centrada esa segunda mitad. Baste saber que allí hay un salto temporal, que comienzan a iluminarse los espacios de sombra presentados al comienzo, y que se profundiza en otro trauma inextirpable, uno vinculado al otro, sumando tensión y dramatismo al asunto.
Se vuelve imperativo dar un vistazo a las dos películas anteriores de Poppe, Hawai, Oslo (2004) y Schpaaa (1998) que, junto a esta, conforman de alguna manera una trilogía. La dirección es impecable y a nivel técnico no hay cuestionamientos posibles. Poppe supo filmar avisos publicitarios con anterioridad y usa su conocimiento en el área para lograr tomas poderosas y refulgentes que contrastan con la gravedad imperante; los silencios acentúan la tensión y los planos secuencia que siguen de cerca a los personajes y giran a su alrededor transmiten una sensación de extrañamiento. Como en Incendies –aunque quizá sin tanto vuelo-, se formula un impactante drama con un envoltorio elegante, sin ahorrar climas ni situaciones espectaculares. Como en la también reciente El laberinto –pero con mayor intensidad-, la profundización en hechos dolorosos dispara reflexiones sobre el ser humano y su conducta en atípicas circunstancias.
Algunas rebuscadas situaciones finales –demasiado jugadas a la espectacularidad y el dramatismo- resienten la credibilidad del planteo y juegan muy en contra de una película que, hasta entonces, mantenía el listón muy alto. Aún así, Aguas turbulentas es uno de los platos fuertes de la cartelera actual; uno que recuerda, una vez más, que hay que prestarle atención al sorprendente cine noruego.

Publicado en Brecha el 21/10/201

4 comentarios:

Michel Godin dijo...

Off topic, acabo de caer:

Le pusiste devuelta la N al DenmeN!!!

Muy bien Faraway, huevo con esa N carajo!!

elJotapé dijo...

Leí este post, y la puse a descargar.
La acabo de mirar, si está muy buena, PERO podría ser muchísimo mejor.
Está muy bien filmada y está muy bien realizado ese leve "descontruccionismo" de la historia (basicamente no entendemos nada hasta la última media hora), no me gustó para nada, la escena esa donde se suben al auto ambos (la escena casi final), fue muy pedorra esa escena, creo que a vos tampoco te gustó mucho eso.
Ciertas escenas dentro de la iglesia, con el órgano sonando me parecieron sublimes, y si, por enésima vez algo/ alguien me recomienda Incendies, juro que de este fin de semana no pasa.

PS:by the way (y hablo sin mirar incendies) se podrán tirar un par de lineas respecto a la relación "aguas turbulentas" / "incendios" ?

saludos!

Diego Faraone dijo...

Michel, claro que síii que viva la incorrección política!!!

El Jotapé:

Claro, estamos de acuerdo, qué manera de cagarla con ese final berreta. No podía ser más forzado eso del auto y el río.

Mirá que no hay mucho vínculo entre Incendies y ésta. Ambas son dramáticas y ambos directores filman de puta madre, logrando escenas de gran impacto. Pero creo que hasta ahí llegan las grandes similitudes...

Te mando un abrazo.

Oz dijo...

Hola, me gusta mucho tu blog, lo visito regularmente y me parece muy ameno, interesante y con excelente información. Te felicito por tu gran trabajo, es un gusto pasar por aquí.
Un gran saludo desde:
http://cinemarcial.blogspot.com/