jueves, 31 de mayo de 2012

Control Z ayer y hoy


La revolución congelada


La productora de cine Control Z merece un lugar destacado y determinante en la historia del cine uruguayo. Pero desde hace tiempo que dejó de sorprender y fue convirtiéndose en una factoría de cine de calidad, de productos interesantes y valiosos, pero también repetitivos y acoplados a estructuras predecibles.

Control Z supo ser la revolución. Nadie puede poner en duda, a once años de 25 Watts y a ocho de Whisky, lo que la productora significó para el cine nacional. Entre otras cosas, logró en ese entonces que los uruguayos nos sintiéramos reflejados en fotogramas, que nuestro idioma hubiese sido captado y fielmente plasmado, que parte de nuestra idiosincrasia fuera reproducida. Uruguay pasó a despertar el interés de la crítica y los festivales internacionales y, aspecto nada menor, hubo por fin calidad técnica y una estética atractiva, coherente. En definitiva, podía comenzar a hablarse de un "cine uruguayo", y el fenómeno trascendió al punto de que otros jóvenes se dieron cuenta de que filmar era posible, y que tan solo era necesario contagiarse un poco de esas ganas de hacer que traía consigo el equipo de Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella.
El tiempo ha pasado y el cine uruguayo nunca volvió a ser el mismo. De un promedio de dos o tres largometrajes por año hace diez años, hoy se supera con creces la decena. Cuánto le debe el cine nacional a Control Z es algo que seguramente no puede medirse pero sí intuirse, y no es poco.

Insatisfacción. Stoll y Rebella trajeron cierto cine de sugerencias, de anécdotas mínimas, de personajes desorientados y a la deriva. Dieron a conocer un mundo de tiempos muertos, de pathos tanguero rioplatense. Una "poética de la insatisfacción", que hacía uso de esas situaciones y personajes de pocas palabras heredados de Bresson y Antonioni, y que en ese entonces también existían en el cine de los directores Tsai Ming-liang, Wong Kar-wai, Kiyoshi Kurosawa, Jim Jarmusch, Aki Kaurismaki, los hermanos Dardenne, Fernando León de Aranoa, Lucrecia Martel, Raúl Perrone y tantos otros. Stoll y Rebella no inventaron la pólvora, pero sí la adaptaron a nuestro universo cotidiano.
Conforme los años pasaron, las formas del audiovisual nacional se fueron redimensionando. Hubo incursiones en los géneros con Mal día para pescar, Miss Tacuarembó, Flacas vacas y Selkirk, las co-producciones con otros países comenzaron a ser moneda corriente, los documentales adquirieron una calidad sin precedentes, y la presencia en los festivales internacionales se convirtió en algo sostenido, casi constante. Mucha agua pasó por debajo del puente de Control Z: se sucedieron La perrera, Acné, Gigante, Hiroshima, finalmente 3. La productora reafirmaba con cada una de sus nuevas películas un estilo propio, sello de fábrica, y lo hacía repitiendo las propias fórmulas del éxito. Y es lógico que esta reiteración también empiece a levantar ciertas sospechas: esa impronta austera, de tiempos muertos, de personajes silenciosos, suele ser bien recibida en festivales de todo el mundo por ser considerada como expresión de un cine autoral y de "calidad" opuesto a las temáticas ruidosas, de montaje hiperfragmentado, de personajes y circunstancias excepcionales, constantes del cine dominante.
Acné quizá sea el reflejo más claro de esa tendencia a seguir adherido a una impronta, desmereciendo la fidelidad a la realidad que se pretende exhibir. Es muy difícil o imposible encontrarse con un grupo de tres o cuatro adolescentes de catorce o quince años que no se pase hablando todo el tiempo, haciendo ruido, riendo a carcajadas. El comportamiento de los adolescentes silenciosos de Acné no parece condecirse con una realidad, sino adherirse a una fórmula ganadora.

Tres. Control Z ha dado a conocer a quien seguramente sea el mejor cineasta de la actualidad uruguaya. Y no me refiero a los que son considerados por todos como autores de las películas, a quienes se llevan el crédito principal (los directores Pablo Stoll, Juan Pablo Rebella, Manuel Nieto, Adrián Biniez, Federico Veiroj) sino a uno que ha trabajado siempre desde las sombras, y cuyo nombre suele ser desmerecido. Nada menos que el productor y montajista Fernando Epstein, quien ha estado presente en la elaboración de todas las películas de la productora además de Liverpool de Lisandro Alonso y el documental D.F. (destino final). El trabajo de un montajista es absolutamente determinante para lo que es el producto final de una película; se trata de uno de los pilares básicos de la concepción, tan importante como el guion o el rodaje. El montaje define el sentido de cada escena, el ritmo, la duración, filtra los materiales innecesarios y selecciona lo mejor del producto filmado. Un buen montajista puede convertir un caos desestructurado en una película coherente.
Es curioso que 3 tenga una edición compartida por Stoll y Epstein. Epstein suele adaptarse a la duración estándar de las películas, sin llevarlas nunca hasta las dos horas. 3 adolece de terminarse unos diez o quince minutos después de lo que cabría esperar, visto y considerando que es una película centrada en situaciones azarosas, casi inconexas, y que en ningún momento existe un giro de guión poderoso que encamine la narración en tal o cual sentido. Es de suponer que Stoll, enamorado de algunas de sus esmeradas escenas, haya impuesto dejarlas, elongando demasiado la película y empobreciendo el producto final. A pesar de proponer un esquema ya visto, 3 tiene cosas para decir -es, entre otras cosas, una reflexión sobre salir adelante con la vida o estancarse, una obra elocuente acerca de quemar naves y enfrentar al porvenir- tiene momentos geniales (logrados planos secuencia lyncheanos, situaciones hilarantes, sugerentes escenas de notable economía narrativa) y grandes actuaciones. Pero pocos espectadores ponen en duda que aquí sobra metraje.

Lo que hubo y ya no está. Pero la incógnita que hoy surge es: ¿qué tuvieron 25 Watts y Whisky que no pudo repetirse en las posteriores películas de Control Z?, ¿dónde se encuentra la diferencia determinante entre las películas "de peso" de la productora, y lo que vino después? Y quizá sea posible aventurar aquí una respuesta: ambas películas hablaban de una sintomatología social, tocaban temáticas acuciantes y despertaban incógnitas terribles sobre nuestro mundo inmediato: ¿Cómo es posible que tres boludos, aún dotados de toda la energía vital de la adolescencia, no hagan nada, no busquen un camino a recorrer, no tengan perspectivas, horizontes ni aspiraciones claras?, ¿cómo es posible que personas maduras hayan pasado una vida entera estancados, repitiendo rutinas inconducentes e insatisfactorias?, ¿cómo pudieron tolerar ese estatismo que los aniquilaba por dentro?
Las posteriores películas de la productora no han sido tan contundentes en sus planteos, quizá sí reprodujeron una misma forma minimalista pero sin la fuerza incisiva y universal de semejantes radiografías sociales. Control Z parecería orientada a seguir una línea que ya resulta cansina, poco renovadora, no demasiado estimulante. Queda por ver si de ahora en más se arriesgará a explorar nuevos terrenos, si sabrá apostar una vez más por redefinir nuestro audiovisual o si en cambio optará por estancarse y empantanarse en una monotonía anquilosada y ya asimilada por todos. 

Publicado en El boulevard, mayo / 2012.

30 comentarios:

Anónimo dijo...

"Es de suponer que Stoll, enamorado de algunas de sus esmeradas escenas, haya impuesto dejarlas, elongando demasiado la película y empobreciendo el producto final."

Es de suponer que vos sos un estúpido que no entiende nada de cine, pero mi suposición, a diferencia de la tuya, se basa en algo palpable, leer tu artículo y ver todas las falencias, errores y horrores históricos que estás cometiendo para poder llegar a justificar tu hipótesis.

Anónimo dijo...

Hola Diego, te escribe Pablo Stoll. Me gustaria responderte pero el editor de los comentarios no me permite poner todo lo que quiero escribir. Supongo que, dado el nivel de prejuicios, desinformación y mala leche con te manejás en la nota no te debe importar un carajo lo que tengo para contestarte, pero bueno, sólo quería que supieras que tengo una respuesta y que si querés te la mando de algún modo.
Saludos.

Diego Faraone dijo...

Hola Pablo, el editor de comentarios soy yo. No publiqué tu comentario, básicamente porque es un texto anónimo que contiene un insulto y una desvalorización gratuita.

Si lo hubieras firmado te lo hubiera publicado y te habría contestado en el momento. Te pido que si vas a comentar en este blog lo hagas con el mismo nivel de respeto con el que yo me dirijo a ti.

Augusto Prensio dijo...

Me cae bien Señor Faraone, es hora de desmantelar esta fábrica de chorizos refinados llamada "Control Z". Estos tipos vieron que la fórmula pegaba en europa y se han ocupado de retratar a los uruguayos con la misma frialdad e insulsez que los debe caracterizar a ellos mismos. Gigante, La Perrera y demás bostas... yo me pregunto, como le dan plata a esos faloperos para hacer películas? Estoy harto, para ver a Kaurismaki veo a Kaurismaki, no a estos mediocres de pacotilla!

Diego Faraone dijo...

Estimado Augusto, faloperos somos todos...

Quien Pereira dijo...

Hola, acá venden droga?
A mi me cae bien también Sr. Faraone, no me parece que sea agresiva ni que esté prejuzgando de manera alguna. Talvez lo que le joda a Pablo sea que ud. asume que a 3 le sobra metraje por su culpa, quién sabe, Epstein también se puede equivocar. Buena crítica, aún así, Control Z sigue haciendo las mejores películas uruguayas. Salud!

Anónimo dijo...

el del comentario que contenía un insulto y una desvalorización para nada gratuita no era de pablo stoll era mío, y sigo siendo anónimo.

Ahora... si te gusta la dulce bancate la salada.

Anónimo dijo...

Hola Diego, no sé a qué comentario falto de respeto de referís. Lo único que te mandé está publicado ahí arriba y a lo que me refiero con "editor de comentarios" es a esta pantallita que te sólo te deja poner un número de carácteres muy menor a los que la respuesta contiene. Seguís pre supunoniendo cosas sobre mi, para empezar que voy a saltar a insultarte como si me imoportaras tanto. No soy así, Diego querido, yo no te falto el respeto y es discutible que vos no lo hayas hecho en tu nota.
Mi respuesta se centra en todas las cosas que presuponés y que son cosas que viven en tu imaginación, es explicativa digamos. Todas son cosas que podrías haber averiguado preguntando, pero claro, presuponés insultos y faltas de respeto. La respuesta te va a llegar pero obviamente no va a ser acá que se publique. Gracias de todos modos por el tiempo invertido en nosotros. Saludos, pablo.

Anónimo dijo...

Para mi la nota está bien en cuanto a que se diluyó el contenido fresco cinematográfico que pudieran tener 25 w. y whisky. Eran guiones mucho mas pesados y coherentes, de acuerdo a una visión del mundo bastante pesimista. Había algo que te llegaba, que te molestaba e interpelaba.
Si bien 3 (por ejemplo) interpela, lo hace de una forma mucho mas accesible y poco profunda. Del simple cuestionamiento a los personajes, que ahora nos resultan mucho mas cercanos. <Creo que ahora es mas un cine resentido para con el espectador, que un cine que pretende usar el cine para remover algo, que de otra forma no se podría remover. De que vale entonces si no hacer una película. Acaso 3 no podría ser perfectamente un libro? A eso voy, se diluyo el cine, y por ende la fuerza que tenían los primeros guiones.

Anónimo dijo...

Siempre tanta arrogancia y agresividad de parte de estos mozuelos del cine nacional dios mio! chicos no han inventado la pólvora, solo la están explotando para ganar premios en europa está muy bien! algunos hacen cine con urgencia y por necesidad y otros por interes turistico, es válido, es un cine frivolo, prefabricado y de formula, cansino, hartante, irrelevante, insensible, calculado y calculador pero es válido...digo...si jean claudde van damme hace mil pelis de patadas y puñetazos porque nuestros jóvenes no pueden hacer películas de pretenciosos silencios con personajes autistas y un acartonamiento anquilosado propio del cine que pretenden emular, es lo que Truffaut llamaba "cinema qualité" una propuesta barata, pobre pero enraizada con fuerza en un lugar de común aprecio por la comunidad artistica del momento y los sesgados grupos de pseudointelectuales. Mis felicitaciones por ese turismo europeo!

Diego Faraone dijo...

Buenas, me gustaría aclarar algunas cosas:

Dice Pablo Stoll que él no es el autor de comentarios anónimos que recibí. Como no puedo saber a ciencia cierta quién los escribió, vamos a partir de la base que él no fue el autor y que yo me equivoqué. De todos modos publico ahora ambos comentarios (van a quedar insertos más arriba) y que cada quien saque sus propias conclusiones.

Stoll parece estar ofendido con alguna opinión mía que en ningún momento quiso ser más que eso, una opinión. En lo referido al montaje, (mi frase más aventurada) comienzo de la siguiente manera "Es de suponer..." nunca lo di como un hecho y cualquier lector lo entiende de esa manera. En el peor de los casos, si Stoll, Epstein o alguno de sus allegados me dijera que mis presunciones son erróneas, no tengo ningún problema en decir "bueno, mi suposición fue errada". Stoll dice que tendría que "haber averiguado preguntando", y lo cierto es que no. No tengo por qué preguntarle a nadie para manifestar una opinión. No hice una entrevista, tampoco una crónica. Me pidieron una opinión propia sobre Control Z y eso es lo que escribí.

No creo que nada de lo manifestado sea especialmente ofensivo. No entro en la vida privada de Stoll, tan sólo hablo sobre su producción, que en el momento en que se hace pública deja de ser de su propiedad.

Y ahora paso a contestar particularmente a cada uno de los comentaristas:

Quien Pereira: estamos de acuerdo. Stoll se enoja porque prejuzgo, pero de todas maneras no aporta sobre cómo sucedieron las cosas realmente. Gracias por comentar.

Pablo Stoll: Gracias a ti por el tiempo invertido en este blog. Mi mail es faraone.diego@gmail.com para que me escribas cualquier comentario o apreciación que quieras hacerme llegar en privado. Nunca me cerré al diálogo ni al debate enfervorizado.

Anónimo 1 (o el que viene después de Stoll, que no sé como diferenciarlos). No estoy muy de acuerdo con tu planteo. Yo creo que 3 tiene valor cinematográfico, y escenas que nunca podrían haber estado descritas en un libro. Pero bueno, es tu opinión y la respeto. El único reparo que le podría poner a 3 es lo que ya escribí, relacionado a su extensión. Saludos y gracias.

Anonimo 2: Tu comentario es una crítica y como tal la considero un aporte para el debate (que muchas veces en este país escasea). Este es un blog de crítica y me parece que tu opinión es absolutamente respetable (aunque un poquito exaltada). Gracias y espero que sigas por este sitio.

Michel Godin dijo...

Permiso...

Wow cuanto puterío. Bueno las suposiciones y las suceptibilidades pueden generar este tipo de cosas.

Yo quería hablar de cine. Y voy a hacerlo pero antes otra cosa de bloguero:

Primero: un comentario anónimo por más que al final venga con una firma que diga Pablo, es un comentario anónimo yo. Para "autenticarse" hay una serie de opciones bastante ricas que pueden despejar cualquier tipo de dudas. Ahí debajo del captcha.

Segundo (y esto es de rompebolas): El "editor de comentarios", que no es más que una cajita de texto en realidad, tiene un "scroll", es decir que se agranda según uno escribe. Es el problema de acostumbrarse a twitter con sus 140 caracteres.

En fin al cine:

Te acordás de esto?
Concordába, y concuerdo contigo, en que Control Z hacía excelentes radiografías de "la realidad". La de hoy marcada tremendamente por el estallido del consumo (en cualquiera de sus vertientes, culturales, gastronómicas, etc parece muy diferente a aquélla pre y post crisis 2002.

El párrafo final es muy contundente, y sin embargo me da para preguntarme si se trata de una postura pro "formula de exito" o de una expresión de una verdadera y gris "uruguayez" ineludible de los autores.
En definitiva si el uruguay cinemátografico está solo habitado por zombis -como decías en el enlace - o no...

Anónimo dijo...

Querido Diego: nunca en este blog pedorro que llevás hubo tantos comentarios. Bien por vos! Tu opinión es desinformada por lo cual es una opinión viciada. La idea de opinar es hacerlo con cierto conocimiento de causa, de otra manera es una opinión sólo llena de tu propias concepciones lo cual hace que pierda valor. Es una lástima que si alguein te pide una opinión estñes tan seguro de vos mismo como para sólo hacerlo en base a tu entender de "lo público" que es sin dudas un poco flojo como punto de apoyo. Obviamente valorás más tus opiniones formadas en base a tu experiencia que a la información que puedas recabar saliendo de tu cabeza. Es una lástima y si bien no te desautoriza como crítico, te deja en una posición débil como periodista o mejor, como medio entre un fenómeno y el público al que pretendés llegar. Es más fácil opinar así, desde tu compu que salir a averiguar, es una lástima que no lo hagas porque te podrías sorprender y las ideas y experiencias ajenas siempre enriquecen, sobre todo si te ineteresa el tema. Entonces o son un poco vago o sos un poco arrogante. En fin, vos sabrás. Hay un lugar vacante en Ests boca es mía. El futuro es tuyo.

Diego Faraone dijo...

Bueno, siguen cayendo comentarios anónimos, que supongo habrá que seguir asumiendo que no son de Stoll.

Mi blog pedorro recibe algún que otro comentario, pero sobre todo cuando se arma cocoa; como puede verse, en algún momento triplicó los comentarios de esta entrada:

http://denmeceluloide.blogspot.com/2008/07/batman-el-caballero-de-la-noche-dark.html

Y por más que este anónimo busque descalificarme, lo cierto es que nunca me enteré de dónde están los errores históricos, las presunciones desacertadas o las hipótesis delirantes en las que dice que incurro. Por ahora nadie salió a dar una versión diferente, y este puterío sin fundamentos no parece conducir a ningún lado. Por ahora creo que soy yo el que va a dejar de contestar este tipo de comentarios.

Michel: gracias por el aporte respecto al editor de comentarios. La verdad que ni me acordaba de los uruguayos y los zombis, gracias por traerlo a colación. Te mando un abrazo.

Adrián de Lauso dijo...

Desearía saber despues de leer tanta discusión al pedo y tanta descalificación y algún insulto que otro, dos cosas mínimas:
1) ¿Quién decidió alargar a película y por lo tanto devaluarla: el director o el montajista? ¿Es tan difícil que Estoll se deje de patalear y lo conteste?
2) ¿Pablo Estoll es una persona afable y accesibe que se lleva muy bien con la crítica o es de esos calentones que por haber viajado se cree Bergman y ya le ha pasado antes porque la verdad es que podría haber dicho como fueron las cosas y chau ¿No?
El blog no es pedorro. Escribo desde Argentina, no soy especialista ni crítico pero me considero bastante cultivadito en materia de arte quiebro una lanza pon DenmeN (me hace gracia)Celuloide.
Ladran Fara.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por tanto resentimiento concentrado en una nota sola y sus comentarios; gracias a todos. Les quería informar que las cámaras están bien baratas para que puedan salir a hacer sus obras maestras y les deje de crecer el trasero de tanta basura que deben estar consumiendo en la pantalla chica. Yo mismo lo comprobé, antes me quejaba de lo que hacían lo otros (incluyo a Godard aquí) y ahora aporto en todos los frentes. Animense que vale la pena romper la cascara contaminada en la que están metidos. Hasta podrán conocer Europa! O el nuevo continente del 'gusto' cinematográfico especializado que otorga premios. En todo caso estén atentos a qué se decide en la próxima reunión mundial de cine y qué hacer con el oportunismo uruguayo. Atención de no quedar dentro de ese oportunismo! Un saludo desde Suiza

valente dijo...

Bueno, cuánto para decir... qué divertido!

Primero y más importante: me juego la piel de alrededor de las tetillas que el que publica como "Anónimo" NO ES el verdadero Pablo Stoll. En el remotísimo caso que si lo fuera, el carácter personal, ofensivo y resentido que ostenta solo podría hablar de que diste exactamente en la tecla con tus comentarios; como en la escuela, uno no se pone colorado salvo que cuando le canten "opa opa / valente quiere sopa / y fiorella se la da / con un beso en la boca" sea cierto. En tal caso, repito, el estrépito iracundo que derramó "Stoll" sobre tus comments no hace otra cosa que validar lo que estás diciendo de algún modo: nadie se preocupa de cualquier boludo comentando -con total respeto, dicho sea de paso- cosas sobre tu laburo salvo que te toquen alguna fibra importante. Digo, si un director de ese nivel estuviera revisando blogs para ver quién habla bien o mal de él, perdería todo el puto día en internet...

Siguiendo con el cine uruguayo, ControlZ y todo el asunto central, concuerdo bastante con muchos de los conceptos que vierte el Fara en la nota: 25 Watts fue revolucionaria porque reinventó localmente ese lenguaje de decir-sin-decir, de que hablan los vacíos más que las palabras (algo que en la literatura es viejo como el ruido), un lenguaje que quizás por su concordancia intelecto-cultural con los yoruguas, fue como anillo al dedo a la identidad de nuestro cine, y la definió en gran medida.

Y por otro lado, reiterar esa fórmula (si, es en lo que lamentablemente se convirtió eso que en su momento y a mi entender fue un giro genial) ad-eternum ya cansa. Hasta Whisky tuvo su genialidad intrínseca, pero más allá de esa obra, creo que el resto ya fue estirar el chicle, sacarle más huevos de oro a la gallina, y demás metáforas sobre obtener ganancia de algo fácilmente.

Asimismo creo que, acertadamente, el lenguaje cinematográfico que adoptó ControlZ -y por extensión todo lo que se haga llamar "cine uruguayo"- y que ha repetido ya desmedidamente en cada una de sus producciones posteriores habla justamente de la estancación en la mediana (mediocridad es demasiado fuerte para lo que quiero decir), de la no-renovación, de la búsqueda de seguridad que como uruguayos siempre nos alcanza y nos aplasta. Es decir, hacer "siempre lo mismo" es una forma de ser coherentes con ese lenguaje, de "ser bien uruguayos" hasta en el qué y el cómo.

Pero bueno, se armó tole tole y eso está bueno. Bien por la notoriedad del blog... de hecho, es 95% seguro que ese Anónimo que se hace pasar por Stoll sea el propio Fara, o su mejor amigo.

Larga vida al cine y a la boludez humana, que nos mantiene vivos. Tomensé las cosas mas a la ligera, muchachada...

Fotos Mapeo y Verificación dijo...

Sr. Faraone. Antes de leer su nota leí su perfil y a pesar de que sus "películas favoritas" me desmotivaron bastante, ya que pensaba que Ud. era un crítico de cine serio, lo leí igual. No pienso agregar más nada a lo dicho que es mucho y poco la vez, muchos caracteres al pedo y pocos caracteres interesantes. Creo que si quiere generar un vínculo con Stoll hay otras maneras mas amables, o quizás Ud. quiera solicitarle empleo, pero insisto que hay otros modos menos bajos. No soy el gran fanático de la obra de Control Z pero si creo que cambió el cine nacional, si es que existe esa "carpeta".
También le recomiendo editar mejor su nota, ya que es demasiado larga para 2 o 3 oraciones sustanciosas, el resto es solo relleno.
Muchos éxitos en sus futuros emprendimientos.
Antonio

Anónimo dijo...

Hola! El verdadero Pablo Stoll soy yo y me encantó la nota! Estoy de acuerdo en todo con Faraone! Qué bueno que Uruguay tenga buenos críticos de cine, así da gusto dedicarse a esto.
un abrazo para todos desde Munich,
Pablo

Sebastián dijo...

Hola, leí la nota en El Boulevard, la revista en la que salió publicada. Me pareció muy bien tratado el teama, además de otros que leí por Faraone. Creo que están bien tratados, da los elementos, no tira juicios sin fundamento. Me pregunto Sr. Pablo Stoll si usted no podría ser un poco más autocrítico y considerar por lo menos lo que dice el periodista. Me parece que se podría discutir a más altura. Simplemente saber si usted Señor Stoll no comparte con la mirada del periodista o no acepta la crítica en general?

Anónimo dijo...

Hola soy Pablo Stoll y Batman. Solo quería decirles que nunca dejen de soñar.

Felix Maximiliano Obes dijo...

Grande Diego. sos muy bondadoso con estas películas que de no ser uruguayas nunca hubieras visto. Stoll tiene suerte de poder seguir haciendo cine después de las incontables horas de film que tiene encima en las que no pasa nada. 25 watts no la pude mirar porque me empezó a dar vergüenza ajena al minuto 5.

Equinox Fin de Semana dijo...

Pablo Stoll no sabe hacer cine, si lo que hace es tan uruguayo, tan mediocre, tan aburrido, tan chato, gris..parece Onetti y eso no es un elogio, ese tipo de arte es deprimente, bajoneante, tira para abajo, es la mania uruguaya de repetir hasta el cansancio que todo es una mierda, en parte tiene razon, pero hacer un culto de eso, es lo que sigue haciendo que el pais sea viejo, que hasta los jovenes piensen como viejos, que hagan arte de y para gerontes y jubilados, sin gracia, sin audacia, sin belleza, es el tipo de cine gris, que parece aquellas peliculas rusas antiguas, pesadas, mas le vale que cambie el estilo por que su publico es de cotolengo o de jovenes viejos que ya a a esa altura solo esperan un futuro mediocre y chato. Creo que es un tipo de arte que el dia que el pais lo erradique, quizas nos acerquemos a la alegria y al desenfado y al sentido de la vida que hay en Brasil, esta uruguayez negativa como todo lo de Onetti y Stoll, con todo respeto es una cagada, peliculas que no dan ni para verlas de regalo o verlas el dia que uno se dice "Me voy a suicidar, necesito un empujoncito" y si, para eso son ideales y firmo con mi nombre, Felix Obes Fleurquin por que los que escriben bajo anonimo me parecen de una cobardia lamentable, asi cualquiera es guapo y opina

guille dijo...

Hago una pequeña entrada en este blog, para pedirte a ti Diego Faraone que dejes de suponer y comentar que los comentarios anonimos son de Stoll, los comentarios anonimos no son de Stoll y punto. Tus comentarios, "siguen cayendo comentarios anónimos, que supongo habrá que seguir asumiendo que no son de Stoll." son realmente irrespetuosos y me parece que cruzas una linea que no da. Guillermo Rocamora

Diego Faraone dijo...

Guillermo, es un honor tenerte por este blog. Y una lástima que aparezcas cuando la casa está tan enquilombada, esto, normalmente, suele ser un sitio de análisis cinematográfico.

Tenés Razón Guillermo. Me desdigo de lo que dije con respecto a Stoll. Crucé una línea y fui irrespetuoso. Él lo hizo una decena de veces, aproximadamente, pero es verdad que mi ironía estuvo fuera de lugar. Saludos.

Exceptuando este comentario de Guille, no voy a seguir contestando los que aparecen aquí publicados... de a poco este blog se está transformando en un vertedero de mierda y no se condice con lo que yo busco.

Saludos!

guille dijo...

Diego agradezco tu comentario. Seguriré participando del Blog. Yo creo que el intercambio de ideas y la discución siempre que sea con respeto esta buena. Espero yo no haberte faltado el respeto, ya que no era mi intención. Saludos Diego. Guillermo Rocamora.

Anton Ego dijo...

En muchos sentidos, la labor de un crítico es sencilla. Arriesgamos muy poco y sin embargo disfrutamos de una posición privilegiada sobre aquellos que ofrecen su trabajo y su persona a nuestro juicio. Prosperamos gracias a la crítica negativa, la cual es fácil de escribir y leer. Sin embargo, la amarga verdad que debemos enfrentar nosotros, los críticos, es que en el gran orden de las cosas la pieza promedio de basura es más significativa que la crítica que la califica de esa forma.

Matías Castro dijo...

Perdón:
¿Porqué Faraone o cualquier otro no puede dar su opinión sobre una película si todos lo hacemos, ya sea en el cine, en casa o en un bar? Por otra parte, cito a uno de los comentarios pero la misma idea está en otros: "Es más fácil opinar así, desde tu compu que salir a averiguar, es una lástima que no lo hagas porque te podrías sorprender". Estaría bien que el que escribió esto o comentarios por el estilo intente averiguar algo sobre Faraone antes de descalificarlo solo por leer dos críticas suyas. Al menos Diego desde que lo conozco mira montones de películas e indaga en eso. Y al que no le gusten sus críticas, que no pierda tiempo acá, a menos que tenga mucho tiempo al pedo.

Anónimo dijo...

diego, tu nota repite prejuicios y no escapa al mal momento por el que atraviesa la mayoría de la critica de cine en uruguay. es superficial, tiene poco fundamento y demasiadas suposiciones. no estaría mal, diego, que te arriesgaras a explorar otros terrenos en vez de repetirte en esa monotonía ya asimilada por todos.
saludos, nilo.

Ignacio dijo...

Hola Faraone, tu nota podría reflejar una opinión válida y respetable. Pero todo lector que como yo, haya llegado un poco tarde a leerla, podrá notar en tus comentarios lo prejuicioso y resentido que sos. La manera en la que te revelás por medio de tus comentarios hace que la nota pierda toda objetividad. O mejor dicho, deja ver que la nota careció de objetividad desde un principio. Espero que no todos los críticos sean como vos, y espero que no todos los espectadores de cine sean como vos.
Quiero manifestar, por último, mi admiración hacia Pablo Stoll, que junto a Rebella le mostraron a toda una generación de jóvenes que hacer cine en Uruguay es posible.
Ignacio