miércoles, 10 de diciembre de 2008

Las mejores películas (VII)

Reflejo de una sobredosis de largometrajes animados y de una puesta al día con oriente, este listado transita algunos hallazgos melodramáticos, una película vapuleada injustamente, algunos aportes norteamericanos valiosos y mucha demencia audiovisual. El cine está vivo, pasen y vean.

Mind game de Maasaki Yuasa (Japón)
Emparentada con Takashi Miike y Tarantino, a medio camino entre el más desatado cine de acción, el surrealismo lisérgico y la experimentación audiovisual, Mind game es la mejor película que veo en mucho tiempo: una obra maestra revolucionaria, un punto y aparte en la historia de la animación. Puede ser que esté exagerando un poco, pero esa es la impresión que tengo ahora. El Studio 4ºC es el futuro del animé.

Ceguera de Fernando Meirelles (Canadá/Brasil/Japón)
Una gran alegoría, filmada con firmeza y nervio. La imposibilidad de ser solidario en un mundo en que la miseria es constante, donde la necesidad transforma a la gente extrayendo sus peores mezquindades. Julianne Moore es maravillosa, una superheroína de habilidades especiales. Quizá la nueva Mesías. Y García Bernal es el malo más desagradable que veo en años.

Tekkon Kinkreet de Michael Arias (Japón)
Otra gran película del Studio 4ºC. Dos niños huérfanos sobreviven en las violentas calles de la ciudad Treasure, haciendo frente a bandas infantiles, a los Yakuza y a empresarios inescrupulosos. Personajes adorables, enfrentamientos increíbles, tramos muy sentidos y una belleza general arrolladora. Una bendición, en definitiva. Gracias JP.

It’s only talk de Ryuichi Hiroki (Japón)
El gran Hiroki arremete, una vez más, con otro poderoso cuadro de personajes solitarios que se ven abrumados por todo el peso de la existencia. A la mejor manera del cine de Hong Sang-soo o de Nobuhiro Suwa, las películas de Hiroki son impagables lecciones de vida. Ya me pongo en campaña para ver la mayor cantidad posible.

A moment to remember de John H. Lee (Corea del sur)
Un melodrama de los que te golpean y desarman, típicos del cine surcoreano. Durante la primera mitad no pasa nada, y hasta pareciera que la película no fuese para ningún lado. Luego de pasada una hora, las cosas empiezan a resquebrajarse drástica y precipitadamente, con efecto demoledor. La película exige lágrimas y uno las entrega, copiosamente.


Shine a light de Martin Scorsese (Estados Unidos/Inglaterra)
Antes los Rolling no me interesaban demasiado. Ahora entiendo por qué tanto entusiasmo generalizado: estos viejos dan la vida arriba del escenario. Cuando la cámara toma a Mick Jagger de lejos parece que estuviera enfocando a un pibe de treinta, ya quisiera yo poder moverme como él. En mi imaginario personal el prestigio de los Rolling aumentó un 80%, y el de Cristina Aguilera un 300%.

Zavet de Emir Kusturica (Serbia/Francia)
Kusturica seguro se hizo un cóctel de anfetaminas antes de idear esto. Un niño que busca esposa, la chica que baila Shakira y su madre prostituta, un mafioso zoofílico, matones como los de Guy Ritchie, una vaca con sentimientos, un hombre bala que pasa sobrevolando todo, música exótica y una castración edificante son elementos que conforman una película multicolor, demencial y muy divertida.

No te metas con Zohan de Dennis Dugan (Estados Unidos)
Una comedia rockanrolera e irrespetuosa, de esas que pueden indignar a nuestros abuelos y al mismo tiempo hacernos reír un buen rato. Es curioso, pero el humor a veces puede molestar mucho a la gente. Lo lamentable es que el final de la película sea tan flojo en comparación a la brillante primera hora. Sandler es un grande, y estas comedias americanas de verdad se están convirtiendo en algo.

Hair high de Bill Plympton (Estados Unidos)
Sexo y violencia en una secundaria de los años cincuenta. Utilizando muchos clichés llevados a u
n extremo de grotesco y absurdo, Plympton logra una película ágil, personal y enormemente disfrutable. Lo malo es que los largometrajes de este director tienen una pésima distribución. Lo bueno, que tiene unos cuantos más para ver.

Into the wild de Sean Penn (Estados Unidos)
Un pibe dona sus ahorros, quema su pasado y abandona todo para irse a vivir al medio de la nada. Por la anécdota podría tratarse perfectamente de una obra de Herzog, pero está firmada por un tal Sean Penn, ¿alguien lo conoce? Como sea, hay cierta sabiduría volcada en estos fotogramas, aunque a nivel general puede dar la impresión de que le sobran algunos (pocos) minutos a la película.

7 comentarios:

Ariel Luque dijo...

Gran repaso amigo, voy a tomar apunte de algunas de estas películas, sobre todo de las orientales, las cuales desconocía. Una gran abrazo!!

Ariel.

J. P. Bango dijo...

Me crea una cierta expectación tu comentario acerca de Blindness que, por otro lado, ha sido masacrada por buena parte de la crítica a este lado del Atlántico. Tomo nota.

Geniales los insertos de animación. Es insistir en lo que ya sabemos: el cine de animación no deja de ser cine, aunque algunos se empeñen en desterrarlo (y a desconsiderarlo) como si de veras se tratara de otra cosa. Pues no es otra cosa... que esencia cinefílica de primer orden, como bien denota MIND GAME.

Un saludo cinéfilo, camarada.

faraway dijo...

Bueno, espero te guste alguna Ariel. Va otro abrazo.

JP. Blindness también fue masacrada de este lado del charco, y de verdad no logro entender bien porqué. A mí me tuvo tenso, incómodo, pensando y especulando durante todo la peli. Hay un par de escenas que son cumbres del desasosiego. Claro que a muchos sólo le interesan los mensajes optimistas y que les hagan reír...

Suerte, otro abrazo.

Gerardo.H dijo...

Hacía tiempo que no dejaba un comentario por aquí..., lo que no quiere decir, por supuesto, que en algún momento haya dejado de leer este blog. Simplemente por falta de tiempo, o por razones loborales digamos..., es que no he podido dejar asentada de manera habitual mi perpetua conformidad con el sitio. No obstante, ya creo que se hizo tiempo de decir algo, ya que, por mi parte, la edición de "Las mejores películas VII" era poco más que esperada...
Y mientras maniobro un poco intentando conseguir todas y cada una de las pelis, aprobecho también, para dejarte cordiales saludos Faraway..., lo mismo que a los demás cinéfilos que te visitan siempre.

adayin dijo...

A buscarlas, para variar, jaja, me dejas mucha tarea. No si si Ceguera merecía estar tan alto en tu lista, pero en lo absoluto creo que sea tan mala como los criticos la tildaron. Y aunque no es justo compararla con el libro, si creo que no captura mucho de la emoción del texto.

Into the wild también la incluyo. Sorprendente como Sean Penn ha madurado como director y se nota muy comprometido con la cinta, sin necesidad de tirar un discurso moralista y mezquino (lo que escribe Alex al final es delicioso)

Y, jajaja, te aplaudo que hayas incluido al Zohan. Rei años con esa cinta, pero barbaro. Payasada tras payasada que me tenían hipnotizado. Y si, no solo creo que el final se tropieza, sino los ultimos 40 minutos son derivativos. Pero la introduccion del personaje en la playa y cuando juegan con el gato a dominadas fueron momentos de llanto de risa.

Muy buen conteo. Saludos

faraway dijo...

Gerardo! Agradezco mucho tus palabras y nomás decirte que el comentario que dejaste me da una inmensa alegría. Suficiente como para seguir con este blog como por un par de años más.
Gran abrazo!

AD, quedaste ganándome, porque yo nunca leí el libro de Saramago y quizá por eso me resultó tan pero tan buena la peli.
Jeje, Zohan es la gloria, también cuando hace las flexiones en la peluquería, la cacería del terrorista, esos momentos son geniales. De verdad, para desternillarse.

Ariel Luque dijo...

Amigo Faraway, espero que pases una hermosa navidad y que tengas un prospero año nuevo!!! Te deseo toda la buena fortuna! Un abrazo grande!

Ariel.